En principio, debemos reconocer que el ejercicio en el medio acuático se presenta como una actividad asequible para el anciano, lo que permite alejarlo del sedentarismo propio de la edad, por el cual se ve apartado de la realización de actividades y de la interacción con otros. Esto se debe, entre otras cosas, a la inseguridad de ser capaz de formar parte de un grupo activo, de forma autónoma e independiente. También es destacable la influencia desde el punto de vista emocional y de aceptación que  puede producirse en el adulto mayor, al verse acompañado de personas de la misma edad, en caso de actividades grupales, con la intención de mantener una buena calidad de vida a través del ejercicio.

Beneficios  de la Actividad física Acuática para Ancianos:

  • Es un elemento de superación de sí mismos.
  • Es un medio para recuperar sensaciones.
  • Disminuye los riesgos en la práctica de los ejercicios.
  • Permite la tonificación adecuada de la musculatura y el desarrollo de la movilidad articular y la elasticidad muscular.
  • Mejora el retorno venoso y la eficacia del trabajo cardíaco.
  • Permite realizar movimientos que no son posibles fuera del agua.
  • Aumenta la capacidad motriz y el equilibrio.
  • Mejora la circulación sanguínea y relaja la tensión muscular.

En este post señalamos aspectos y recomendaciones para ser considerados en la Actividad Física en personas de edades avanzadas y por supuesto los aportes que hace el ejercicio en la meta de envejecer con dignidad.

Objetivos de la Actividad física Acuática para Ancianos:

  • Prevenir la enfermedad y promover la salud, fomentando hábitos higiénicos, contrarrestando el sedentarismo y la pasividad.
  • Contribuir a que el anciano mantenga el nivel de autonomía física y psicológica necesaria, propiciando el mantenimiento de las capacidades biológicas básicas, asegurando durante el máximo tiempo posible su autonomía e independencia.
  • Mantener y/o readaptar las conductas psicomotoras, facilitando la capacidad de adaptación a nuevas situaciones personales o ambientales.
  • Desarrollar sus capacidades comunicativas, previniendo el aislamiento y potenciando la sociabilidad.
  • Educar en la sociedad del ocio, ofreciendo a las personas mayores un programa de actividades físico-recreativas que les ayude a mantener una vida activa, llena de experiencias y sensaciones enriquecedoras
  • Ayudar a que cada uno mejore su equilibrio emocional. Esto comporta un trabajo colectivo, dinamizador y creativo que ayude al viejo a elaborar sus duelos (pérdida de amigos y familiares, jubilación, etc.) a depositar sus ilusiones en nuevos objetivos.

La OMS define Salud como “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Esta definición, nos invita a incluir el ejercicio en nuestra rutina cotidiana. En el caso del Adulto Mayor, como en cada etapa del desarrollo evolutivo del individuo, también es necesario adecuar el nivel de exigencia con el cual se debe trabajar. De igual manera, es necesario hacer las adaptaciones necesarias para prevenir riesgos y lesiones durante cada sesión.

Recomendaciones para la Práctica de Actividad física Acuática para Ancianos:

  • Trabajar principalmente la amplitud de movimiento y el control Tónico.
  • Recomendar a la persona caminar diariamente y tomar sol.
  • No abusar de los saltos.
  • Supervisar los desplazamientos por las zonas húmedas de las piscinas.

Finalmente, nos encontramos que el elemento más importante que debe tomarse en cuenta en el trabajo con personas de edades avanzadas es el factor Motivación. Es importante incentivarlos y hacerles sentir activos, útiles, queridos, admirados y respetados. Para esto, es imprescindible generar un ambiente agradable y alegre, buscando garantizar la continuidad de la persona en la actividad que le brindara beneficios a su salud y su calidad de vida.

0 70